Saltar al contenido

RESIDENCIAS ARTÍSTICAS

En la búsqueda de procesos de exploración, abrimos las puertas del Observatorio del Placer para acoger residencias artísticas de investigación y práctica donde el foco esté puesto en alguna de las partes del gran espectro de la sexualidad.

+ INFO


TEKNODRAG
Una performance de Feña Celedón, Lu Chieregati, Lyn Diniz y Sara Manubens.
_ residencia 14-18 Nov
_ performance 18 Nov 19-21h

El colectivo artístico TEKNODRAG muestra su proceso después de una semana en residencia a Observatorio del placer.

Colaboración 10€

Nuestra investigación artística parte de la experimentación de los elementos que conforman la práctica Drag, reconociendo un conjunto de herramientas y procedimientos a los que llamamos Tecnología Drag. Esta tecnología abarca la complejidad de la presencia y la corporalidad como materia de creación en arte, generando un lenguaje escénico fronterizo y no jerárquico. Esta performance es algo entre un camerino apocalíptico, un baile futurista, un conjuro travesti y una película de terror. Cuatro cuerpas Drag recorren una serie de micro-escenas performativas que juntas configuran una gran narración. Todas las escenas tienen una gran dosis de abstracción y traen temáticas concretas alrededor de la corporalidad Travesti (violencia, amor, terror, drama, espectacularidad). Esta performance propone una metamorfosis del lenguaje donde aparece y desaparece la danza, el cine, el teatro, la performance y otros misterios para una emancipación performativa. 

TEKNODRAG es un colectivo de artistas transfeministas y migrantes que generan contextos transdisciplinares a partir del Arte Drag. Nuestro objetivo artístico es expandir las políticas de lo performativo y de la imagen para dar nuevas posibilidades de acción a la disciplina del Drag y al Transformismo. Ante un mundo que busca un lavado de cara queer, los cuerpos y sexualidades disidentes corremos el riesgo de entrar en categorizaciones generales que provienen de una lógica cisgénera impositiva. Queremos dar respuesta a estas amenazas, activando un dispositivo artístico, político y afectivo que rete las lógicas de capitalización de nuestras cuerpas y que sea capaz de darse voz a sí misma. 

Imágenes Alice Brazzit